Otra vez en la historia del periodismo, los profesionales de los medios tenemos que aprender de los aficionados.

Ese es el reto profesional. Los periodistas ciudadanos conciben la actividad como lo que otros llaman web 2.0.