Andrew Keen dice que lo barato sale caro y que el declive de la prensa tradicional aumenta el riesgo de que la información se sustituya por meras opiniones y comentarios.

Añade que muchas veces, el periodista improvisado puede verse tentado a crear él mismo la noticia antes que informar objetiva y responsablemente.